martes, 30 de noviembre de 2010

Caminar retrasa la progresión del Alzheimer

Caminar podría retrasar el declive cognitivo tanto en los adultos sanos como en los que sufren deterioro cognitivo leve o enfermedad de Alzheimer, según los resultados de un estudio que se ha presentado en la 96ª Asamblea Científica y Reunión Anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica.
De acuerdo con este estudio, no importa tanto la velocidad a la que se camine como la longitud del camino recorrido cada día, y la regularidad con la que se haga. Los investigadores comprobaron que cuanto mayor era la cantidad de ejercicio realizado, mayor era después el volumen cerebral conservado por el individuo al verificarlo 9 años más tarde.
Para los adultos sanos, la distancia mínima requerida para obtener buenos resultados era de unos 5 km a la semana, mientras que para los sujetos con deterioro cognitivo se necesitaban unos 8 km semanales de recorrido para mantener el volumen cerebral y enlentecer el declive cognitivo.
Los autores indican que, aunque esté aún por comprobar, cabe pensar que se obtendría también el mismo resultado con cualquier ejercicio aeróbico.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Mayor riesgo de hemorragia cerebral en el Alzheimer con aspirina

Dos estudios recién publicados en la revista Stroke sugieren que el uso de aspirina en pacientes con Alzheimer debería estar limitado tan solo a los casos en los que el paciente tenga otras causas que lo justifiquen, como por ejemplo haber sufrido anteriormente un ictus cerebral o un infarto de miocardio.
En el Alzheimer ya existe de por sí un mayor riesgo de sufrir hemorragias cerebrales, y en estos dos estudios se demuestra que ese riesgo aumenta demasiado con la toma de aspirina.
Algunos pacientes con Alzheimer toman aspirina por cualquier indicación de daño vascular, y no es una buena idea, porque las desventajas superan a las ventajas.
La aspirina no es agua, y no debe pensarse que "no pasa nada" porque "no es más que aspirina".

jueves, 18 de noviembre de 2010

Menor deterioro del Alzheimer con donepecilo

Los resultados de un estudio publicado en el último número de Revista de Neurología sugieren que el deterioro de la función cognitiva y del rendimiento de los pacientes con el paso del tiempo es más lento con donepecilo que con otros fármacos para la demencia en la práctica médica habitual.
Dado que estos resultados se observaron en un análisis post hoc, se deberían llevar a cabo ensayos clínicos prospectivos formales para confirmar estos hallazgos.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Colesterol en la madurez y riesgo de demencia

Un reciente estudio publicado en la revista Neurology demuestra que las cifras de colesterol total en la madurez, hacia la mitad de la vida, no guardan relación con el riesgo de padecer demencia cuando se llega a la vejez.
Sin embargo, sí parece haber relación entre una reducción posterior del colesterol total por razones de tiempo (no porque sea tratado con medicamentos y otras medidas) y un mayor riesgo de demencia en la vejez.
En cualquier caso, sigue estando justificado tratar las cifras elevadas de colesterol en la madurez, al existir una amplia evidencia de que constituyen un importante factor de riesgo cardiovascular.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Aricept en tabletas de 23 mg

La FDA ha aprobado las tabletas de 23 mg de donepecilo (Aricept), para su uso en el Alzheimer de moderado a severo en los Estados Unidos. Hasta ahora existían unicamente los comprimidos de 5 y 10 mg, para su uso en el Alzheimer de leve a moderado.
El donepecilo fue el primer medicamento bien tolerado para el tratamiento específico de la enfermedad de Alzheimer. Con anterioridad solo existía la tacrina, con una dosificación más incómoda (cuatro veces al día) y con más efectos adversos, obligando a realizar controles frecuentes tanto clínicos como analíticos. Con posterioridad al donepecilo salieron al mercado otros medicamentos de la misma familia que el donepecilo y la tracrina: la rivastigmina y la galantamina. La eficacia de los tres (donepecilo, galantamina y rivastigmina) es prácticamente la misma.
La Agencia Europea del Medicamento (EMEA) no ha autorizado por el momento esta nueva presentación de Aricept.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Los suplementos de DHA no retrasan el Alzheimer

La revista JAMA ha publicado un estudio muy amplio, en el que se intentaba demostrar que la suplementación de DHA (ácido docosahexaenoico) en la dieta era capaz de retrasar el curso de la enfermedad de Alzheimer.
El DHA es un ácido graso omega-3. Varios estudios anteriores habían sugerido que la dieta rica en pescado, una de las fuentes más abundantes de ácidos grasos omega-3,  reducía el riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Otros estudios habían sugerido además que el DHA era el responsable de esos beneficios, y no los demás ácidos grasos omega-3 presentes en el pescado.
Sin embargo, en este estudio no se ha obtenido ninguna diferencia entre los resultados de los sujetos a los que se les administraron los suplementos de DHA, y aquellos a los que se les administró placebo (sustancia sin actividad farmacológica pero con idéntico aspecto al producto que se investiga, y que se utiliza como control en la investigación clínica).
Por tanto, en este estudio no se ha demostrado ningún efecto clínico beneficioso del DHA, aunque marginalmente parece haber producido una ligera mejoría en un subgrupo de los pacientes que lo tomaron, concretamente en los que no eran portadores del APOE-e4, que es uno de los marcadores genéticos asociados a la enfermedad de Alzheimer.