viernes, 14 de octubre de 2011

Los medicamentos antidemencia retrasan la institucionalización

Los fármacos antidemencia del grupo de los anticolinesterásicos -como el donepecilo, la galantamina y la rivastigmina- especialmente dirigidos al tratamiento de la enfermedad de Alzheimer de leve a moderada, retrasan el ingreso de los pacientes en las residencias de cuidados, y parecen prolongar su supervivencia.

Un estudio que se publica en la revista The Psychiatrist demuestra un retraso de hasta 12 meses de media en la necesidad de ingresar a estos pacientes en centros de cuidados.

Esto avala la tesis de que el uso de estos medicamentos, pese a su elevado precio, tiene una relación coste-eficacia favorable. Lo que se invierte en ellos es significativamente inferior al coste de un año de institucionalización en cualquier residencia, tanto si el coste repercute en los servicios sociales estatales como si lo hace sobre los recursos privados de la familia del paciente.

Además, no puede olvidarse que el citado retraso en la institucionalización no supone únicamente un ahorro en los costes económicos, sino también en los emocionales y en el estrés de enfermo y sus cuidadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada