martes, 31 de mayo de 2011

La OMS reconoce que los móviles podrían producir cáncer

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha llegado a la conclusión de que los campos de frecuencia electromagnética y, por lo tanto, el uso de teléfonos móviles, podrían aumentar el riesgo de sufrir cáncer.

Tras una reunión de expertos realizada en París, esa institución ha acordado clasificar dichos campos magnéticos en el grupo 2B de la clasificación de riesgo de carcinogénesis. Esta decisión se ha basado en los datos encontrados sobre un aumento del riesgo de glioma (un tipo maligno de cáncer cerebral), asociado al uso de los teléfonos móviles.

Esto significa que la OMS reconoce a los campos magnéticos como "posiblemente carcinógenos", es decir, que el grado de evidencia es bastante fuerte, pero se necesita aún de más estudios en el futuro para poder confirmarlo.

En la reunión se ha examinado especialmente la relación entre estos campos magnéticos y la producción de glioma y neuroma acústico (un tumor benigno), entre otros.

Por el momento, la IARC recomienda reducir en lo posible el uso de los teléfonos móviles.

viernes, 20 de mayo de 2011

Factores de riesgo de demencia para los cuidadores

Los cuidadores de pacientes con demencia sufren un riesgo aumentado de padecer ellos mismos problemas cognitivos.

Y no es solo el estrés de atender a un ser querido con demencia el que pone a los cuidadores en este riesgo, sino también los hábitos de su estilo de vida, tales como dietas inadecuadas, falta de ejercicio regular a causa de sus obligaciones, y sus niveles de insulina en sangre.

Esto es lo que se sugiere en una revisión de lo publicado sobre el tema en la prensa científica internacional, que aparece en la revista  Journal of the American Geriatric Society.

Cobran importancia factores psicosociales, como por ejemplo la reducción que suelen sufrir en sus relaciones sociales, y también psicológicos, como el estrés crónico.

También factores de comportamiento, como el hecho de que los cuidadores suelen ingerir una dieta más rica en grasas, y que suelen ver muy limitadas sus posibilidades de hacer ejercicio físico regularmente.

Es importante reseñar que muchos de estos riesgos son modificables, si el cuidador adopta una actitud proactiva y busca la ayuda adecuada.

viernes, 13 de mayo de 2011

Beneficio cognitivo de las actividades sociales

Un nuevo estudio determina, una vez más, que involucrarse con frecuencia en actividades sociales retrasa el declive cognitivo propio del envejecimiento, así como su posible evolución hacia la demencia.

Los autores del estudio han examinado la implicación de los participantes (1.138 ancianos) en actividades sociales durante una media superior a 5 años. Entre las actividades evaluadas se encontraban el acudir a restaurantes, a ceremonias religiosas, a las casas de amigos o familiares, y la participación en clubs sociales y en actividades de voluntariado.

Se comprobó la evolución de los participantes en varios aspectos de la memoria, así como en la velocidad de percepción y en las capacidades visuoespaciales.

El ritmo de declive cognitivo global resultó ser hasta un 70% menor, como promedio, en las personas que eran socialmente activas de forma frecuente, en comparación con las personas con una actividad social poco frecuente.

Los resultados se publican en la revista Journal of the International Neuropsychological Society.

jueves, 5 de mayo de 2011

Un medicamento antiguo podría ser útil en el Alzheimer

El litio a dosis bajas podría retrasar la progresión de la pérdida de memoria y el declive cognitivo en las personas con deterioro cognitivo leve de tipo amnésico, que es un factor de riesgo significativo para padecer enfermedad de Alzheimer.

El litio lleva muchos años siendo utilizado en el tratamiento del trastorno bipolar, y un estudio recién publicado en la revista British Journal of Psychiatry parece demostrar que este medicamento tiene un cierto efecto protector en la progresión del deterioro cognitivo leve a la demencia, actuando sobre algunas proteínas implicadas en la producción de la enfermedad.