jueves, 27 de octubre de 2011

Operar las cataratas produce mejoras en el Alzheimer

Los ancianos con enfermedad de Alzheimer que tienen cataratas pueden obtener beneficios al operarse, y no solo la mejoría visual en sí, sino también una mejoría de las interacciones sociales y una reducción de la depresión. Estas mejoras también alcanzan a los cuidadores, reduciendo su nivel de carga a pesar de que puede producirse una agitación posquirúrgica aumentada.

Los datos proceden de un estudio realizado en Francia, y presentado en la Reunión Anual de la Academia Americana de Oftalmología.

Los resultados mostraron que la cirugía de cataratas mejoró significativamente la agudeza visual, mejoró el comportamiento -especialmente los patrones del sueño-, y redujo la depresión, sobre todo en los pacientes con demencia leve. Sin embargo, la agitación y el comportamiento motor aumentó en algunos pacientes.

La carga posoperatoria del cuidador mejoró en un 25% de los casos, aunque empeoró en otro 25%, principalmente por incremento de la agitación del paciente.

viernes, 21 de octubre de 2011

Amigos en Facebook y tamaño de áreas cerebrales

A mayor número de amigos en Facebook, mayor es el volumen de determinadas áreas cerebrales, implicadas concretamente en la percepción social y en la memoria asociativa.

El estudio se ha publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B (Biological Sciences), y se ha realizado sobre 125 sujetos sanos reclutados en la University College London, todos ellos usuarios de Facebook. Se registró el número de amigos en Facebook de cada uno de ellos a partir de sus respectivos perfiles.

Se les realizaron después exámenes de imagen de resonancia magnética, a fin de medir el volumen de las distintas áreas cerebrales de todos los sujetos.

Se pudo comprobar que el número de amigos en Facebook de cada uno de ellos tenía valor predictivo para el volumen del surco temporal superior derecho, el lóbulo temporal medio izquierdo y el córtex entorrinal.

Luego se comprobó además que la variabilidad en el número de relaciones sociales en Facebook se correlacionaba significativamente con el tamaño de los grupos sociales íntimos de cada sujeto en el mundo real.

Sin embargo, las regiones identificadas por los autores estaban específicamente asociadas con el tamaño de cada red social, mientras que la densidad de la sustancia gris de la amígdala cerebral se correlacionaba tanto con el tamaño de la red social virtual como con el de la red social del mundo real de los respectivos individuos participantes.

Vistos globalmente, estos hallazgos podrían demostrar que el tamaño de la red social de un individuo está íntimamente relacionado con la estructura cerebral focal implicada en la cognición social.

Estos resultados hallados con Facebook, que podrían hacerse extensibles a otras redes sociales, abren interesantísimos interrogantes. La pregunta más excitante es si tales estructuras cambian o no a lo largo del tiempo con el uso de las redes sociales, lo que ayudaría a responder a la frecuente pregunta de si Internet está cambiando nuestros cerebros. Hemos de preguntarnos qué sucede antes: si es un mayor volumen de esas áreas cerebrales el que facilita una mayor interrelación social, o si la mayor interrelación social condiciona el incremento de tales áreas cerebrales.

En cualquier caso, que nadie crea que si se hace hoy 100 amigos nuevos, mañana tendrá un cerebro mayor... Hay que ver este estudio simplemente como un interesante punto de partida.

viernes, 14 de octubre de 2011

Los medicamentos antidemencia retrasan la institucionalización

Los fármacos antidemencia del grupo de los anticolinesterásicos -como el donepecilo, la galantamina y la rivastigmina- especialmente dirigidos al tratamiento de la enfermedad de Alzheimer de leve a moderada, retrasan el ingreso de los pacientes en las residencias de cuidados, y parecen prolongar su supervivencia.

Un estudio que se publica en la revista The Psychiatrist demuestra un retraso de hasta 12 meses de media en la necesidad de ingresar a estos pacientes en centros de cuidados.

Esto avala la tesis de que el uso de estos medicamentos, pese a su elevado precio, tiene una relación coste-eficacia favorable. Lo que se invierte en ellos es significativamente inferior al coste de un año de institucionalización en cualquier residencia, tanto si el coste repercute en los servicios sociales estatales como si lo hace sobre los recursos privados de la familia del paciente.

Además, no puede olvidarse que el citado retraso en la institucionalización no supone únicamente un ahorro en los costes económicos, sino también en los emocionales y en el estrés de enfermo y sus cuidadores.

jueves, 6 de octubre de 2011

La risa, buena terapia para la demencia

Un grupo de investigadores australianos ha publicado los resultados del estudio SMILE (Sidney Multisite Intervention LaughterBosses & ElderFields), en el que se ha investigado el impacto de la terapia del humor sobre el estado de ánimo, la agitación, los trastornos del comportamiento y la integración social de pacientes con demencia.

El estudio se llevó a cabo a lo largo de 3 años, y participaron 400 pacientes de 36 residencias de cuidados.

Disfrazado de clown, uno de los médicos del estudio -con experiencia previa en este mismo tipo de terpia en niños hospitalizados- utilizó una combinación de juegos, chistes y canciones divertidas -acompañándose a sí mismo con un ukelele-, para hacer reir a los ancianos.

Además de pasárselo bien y mostrarse más contentos, los pacientes con demencia incluidos en el estudio mostraron un menor grado de agitación (hasta en un 20%), prácticamente la misma proporción que se habría alcanzado con un antipsicótico. Como es obvio, el personal de los centros y los propios participantes también disfrutaron del tratamiento.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la University of New South Wales School of Psychiatry, se presentó el pasado 22 de septiembre en el Australia's National Dementia Research Forum de Sidney. Se puede descargar gratuitamente la presentación en PDF con los datos del estudio.